Día a día

El día que te dicen que vas a ser mamá de mellizos, es un día de mucha emoción. Algo intuías porque tanto malestar no era normal. Los amigos y conocidos te felicitan, piensan que es un milagro que sean dos bebés. Uno intuye que viene algo grande, pero no sabe realmente qué tan grande será. Cuando nacen, sobrepasa todas tus expectativas, no hay palabras. Desde el momento del nacimiento tu vida cambia, y cambia de verdad.

Primeriza y con mellizos, es como subirte a una montaña rusa, no sabes si reir o llorar, gritar o apretar los dientes, subir los brazos o abrazar al que tienes al lado. Te bajas despeinada, desorientada, con la cabeza dando vueltas pero riendo a carcajadas. Y cuando todavía no te has terminado de calmar, la montaña rusa comienza otra vuelta…

Es cierto que no es fácil, y no sé cuándo será el momento en el que pueda dejar de pensar en ellos como la prioridad en mi vida. Pero también es cierto que ya no podría vivir sin los mellizos. Son distintos, demuestran su amor de distinta manera, aprenden a caminar en diferentes momentos, a él le gustan los números, a ella le gusta cantar, desde pequeños te dan señas de cómo serán de grandes, es maravilloso vivir ese proceso.

Al final vas viviendo día a día y superando todos los obstáculos, y lo bueno hace que olvides lo no tan bueno.

Sin duda, es una bendición ser mamá de mellizos.

Jacqueline (mamá de Bárbara y Fernando)

quien soy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s