Chiquiticos, Grandecitos, Sin categoría
Dejar un comentario

Aprendiendo a cepillarse los dientes

A los dos años y medio, aproximadamente, tu hijo ya tendrá todos sus dientes y muelitas completas y es muy importante que adquiera buenos hábitos para su higiene bucal. Los chicos imitan todo lo que sus padres hacen, por eso deja que te vea cuando te cepillas e intenta convertirlo en un juego. Limpiarse frente al espejo le resultará divertido y si te ve hacerlo, pronto también lo hará como parte de su rutina diaria.

Deja que elija un cepillo de acuerdo a sus gustos y revisa que sea del tamaño adecuado para su edad y de cerdas blandas y puntas redondeadas. Hasta los tres años, aproximadamente, tendrás que ayudarlo a limpiarse bien; pon especial énfasis en las muelas, donde se acumulan restos de comida y es más difícil que los elimine él solito.

Al principio lo importante es el cepillado y cuidar que aprenda a enjuagarse sin tragar la crema dental. Hoy en día hay pastas de diversos sabores, especiales para niños que les encantan y hacen del cepillado un momento divertido.

La rutina debe contemplar que se lave los dientes de dos a tres veces al día. Dormirse con los dientes sucios o mal lavados permite que las bacterias estén actuando en la boca toda la noche. Deja que se cepille solito pero revisa después de cada lavado para verificar que quedó bien. Felicítalo y motívalo para que lo haga cada vez mejor. Tómale una foto con sus dientes limpios y una linda sonrisa para que la coloque en su baño y se sienta motivado a tener una bonita dentadura. También puedes colocar un calendario y pintar caritas felices cada vez que lo haga bien como reconocimiento a su esfuerzo.

Es aconsejable que le pases el hilo dental por las noches a partir de los cuatro años, sobre todo entre las muelitas pues el cepillo no entra en las zonas inter dentales. Cuando tenga alrededor de los ocho años puede comenzar a usarlo solito.

El modo correcto de cepillarle los dientes

Para cepillar los dientes del pequeño correctamente, usa movimientos cortos y suaves, prestando especial atención a las muelitas. Este proceso tomará al menos dos minutos.

Supervisa el cepillado hasta que domine estos pasos:

  • Coloca una pequeña cantidad de pasta en el cepillo, del tamaño de un grano de maíz, y revisa que tenga el flúor adecuado para la edad de tu hijo. Pregúntale al odontopediatra que te recomiende cuál es la mejor. Cuando se cepille, tienes que estar atenta para que no se la trague.
  • Limpia la superficie tanto externa como interna de cada diente comenzando desde atrás y en orden sin saltar ningún diente. Coloca el cepillo en forma angulada para limpiar la placa que se acumula entre la encía y el diente. El movimiento es de barrido: los de arriba hacia abajo y los de abajo hacia arriba.
  • Cepilla la superficie de masticación de las muelitas de adelante hacia atrás.
  • No olvides pasar el cepillo por su lengua.
  • Para completar el proceso, utiliza el hilo dental con cuidado para limpiar entre los dientes y las muelitas.

Cepillarse los dientes es divertido

  • Si necesitas que se sienta más interesado por tener unos dientes limpios y una hermosa sonrisa, deja que escoja un cepillo con imágenes y colores divertidos, al igual que la crema dental con su personaje favorito.
  • Acostúmbralo a que no coma entre comidas.
  • Si siente poco interés por el cepillado, busca implementar juegos, canciones y cuentos que lo motiven.
  • Acompáñalo cada vez que vaya a lavarse los dientes, esto ayudará a una mejor limpieza y le brindará una mayor seguridad.
cepillo Oral B

Un cepillo eléctrico puede ser divertido para tu hijo (Oral-B)

Si no quiere cepillarse, puedes comprarle un cepillo de dientes eléctrico, ya que el uso de este remueve de forma adecuada la placa bacteriana y residuos alimenticios y puede gustarle más que un cepillo de dientes tradicional porque será más divertido.

Una dieta balanceada evita caries

Una dieta balanceada es necesaria para que tu hijo desarrolle dientes fuertes y resistentes a las caries. Además de vitaminas y minerales, su alimentación debe incluir mucho calcio, fósforo y los niveles apropiados de flúor. Pregunta a tu odontopediatra para que tengas más información.

Así como el flúor es la mejor protección contra las caries, comer entre comidas es su peor enemigo. Los azúcares y los almidones que tienen alimentos como galletas, dulces, frutas secas, refrescos, galletas saladas y papas o patatas fritas se combinan con la placa en los dientes para crear ácidos que atacan el esmalte dental y pueden aparecer las caries.

Es importante que le enseñes buenos hábitos de higiene desde pequeñito, para que formen parte de su rutina diaria. Explícale que no sirve lavarse los dientes de cualquier manera, solo el correcto cepillado lo ayuda a eliminar los restos de alimentos y las bacterias que se pegan en los dientes.

REVISADO POR: Doctora Graciela Yánez de Álvarez. Grupo Médico Odontológico Miranda, Venezuela. Para consultas en Venezuela puedes llamar al teléfono +58 212.3714852.

Si tienes alguna duda o sugerencia escríbenos a mellizosymama@gmail.com.

 

TE RECOMENDAMOS QUE VISITES:

Sociedad Española de Odontopediatría

www.colgate.com

www.bebesymas.com

www.tuotromedico.com

http://parasubebe.com/dientes-infante/

 

Banner-Girl-Balloon-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s