Chiquiticos, Sin categoría, Ya caminan
Dejar un comentario

Qué hacer si tu hijo tiene una rabieta

¿Qué mamá no ha vivido una rabieta o pataleta de su hijo? ¡Auxilio! Queremos gritar y salir corriendo sin que nada nos detenga. Es una situación desagradable que te pone a prueba porque no sabes cómo actuar, especialmente cuando estás en un lugar público y todo el mundo.

Así que es mejor pensar que “guerra avisada no mata soldado” y tienes que estar preparada como la mejor guerrera para atender la crisis y que pase lo más pronto posible, actuando con mucha firmeza, paciencia y amor. Lo importante es hacerle ver a tu hijo que las rabietas no dan ningún resultado y que no te harán cambiar de opinión.

Cuando son bebés es más difícil manejar la situación porque no saben hablar y simplemente esperan que sus deseos sean atendidos de inmediato: no se quieren ir del parque, les gusta el juguete que tiene su hermanito o un amiguito y la forma de expresar su rabia por no conseguirlo es llorar, gritar, tirarse al piso y patalear. En ese momento, respira profundamente y cuenta lentamente hasta diez… Hay que mantener la calma.

El enojo es normal pero tu misión como mamá es enseñarlo a expresarlo y controlarlo de la mejor forma posible. Es necesario que tu hijo entienda que no logrará nada con ese comportamiento y esa labor es de mamá y papá en casa, porque de no ser corregido se comportará igual en el colegio, el parque, las fiestas de los amiguitos y al final será rechazado por su falta de adaptación social ¿A quién le gusta un niño rabioso? A nadie.

Queremos compartir algunas ideas y sugerencias que te ayudarán a manejar esta situación y que generalmente nos han funcionado:

Identifica la causa de su molestia y trata de guiarlo para resolverla. A menudo se siente molesto porque no consigue algo: armar un juguete, terminar un dibujo o sencillamente porque no lo entiendes cuando te está diciendo algo. Es el momento de demostrarle apoyo y decirle: vamos a ver qué podemos hacer para resolverlo.

En oportunidades el cansancio o tener hambre causa malestar en el pequeño y por cualquier cosa se sale de control. Por ejemplo, cuando están de paseo por muchas horas. Es necesario que tengas a la mano todo lo que se necesita: agua, refrigerios, ropa y zapatos adecuados para el lugar, etc. Si es muy pequeño necesitará dormir un rato así que el coche es ideal.

Si observas que la rabieta es para llamar la atención no le hagas el menor caso. Revisa que no se pueda hacer daño con algo que tenga alrededor. Si ves que la situación se agrava es necesario abrazarlo y contenerlo y luego llevarlo a otro lugar, sentarlo en una silla o acostarlo en su cama, indicándole que se quedará ahí hasta que se tranquilice.

Los expertos dicen que la clave es no ceder a sus exigencias si no tienen fundamento. Si se presenta la rabieta le puedes decir que ya sabes que está muy enojado y que lo dejarás solo para que se calme y que te llame cuando quiera hablar y resolver el asunto en paz.

Después de la rabieta, conversa con calma y trata de explicarle que ese no es el camino para lograr algo. Posiblemente sucederá varias veces pero llegará el momento en que entenderá que así no logrará sus objetivos.

Mantén la calma. Evita gritar o enfurecerte porque entonces tu hijo no entenderá qué pasa. Por ningún motivo le pegues, porque esto indica que has perdido el control. Siéntalo en una silla y dile que cuando se calme podrán hablar y resolver el problema.

Si está enfermito su estado de ánimo cambia, así que debes tener más paciencia de la habitual y tratar de ayudarlo.

Algunas veces puedes evitar la rabieta si le avisas con unos minutos de anticipación y no de repente que termine con lo que está haciendo porque es hora de dedicarse a otra cosa. Por ejemplo, si está jugando y tiene que ir a comer, avísale para que vaya recogiendo todo porque es hora de comer. Si comienza con la rabieta déjalo unos minutos y luego lo llevas a la mesa.

En ciertas ocasiones las rabietas son demasiado fuertes y es necesario tomar acciones más fuertes como llevarlo a su cuarto y dejarlo allí por unos cinco minutos hasta que se tranquilice.

Lo más perturbador es cuando tiene la rabieta es en un lugar público donde todos te miran. Si es así llévalo fuera del lugar hasta que se calme y si no ocurre será mejor regresar a casa para que entienda que eso no es correcto.

Si pierde el control y grita es mejor sujetarlo con un abrazo y le dices que sabes que está enojado pero que respire profundamente varias veces para tranquilizarse y arreglar la situación.

Felicítalo cuando logre manejar su rabia. El reconocimiento es muy importante para tu hijo especialmente cuando hace las cosas bien. En el momento que logra calmarse y explicar qué le pasa puedes felicitarlo y explicarle que siempre habrá una forma de resolver el problema.

Aprovecha la oportunidad para enseñarlo a negociar y entender que ahora no se puede hacer lo que él quiere pero que más tarde o al día siguiente es posible si hace las cosas como debe ser. Después que pase la rabieta no estés molesta y no hables más del asunto. Es el momento de fluir y dejarlo atrás.

Si no puedes manejarlo busca apoyo de un profesional. Hay situaciones que sobrepasan nuestras fuerzas y conocimientos por lo que no dudes en buscar ayuda de un profesional que te ayudará a entender y manejar mejor la situación. No es fácil acertar a la primera con el terapeuta con el que te sentirás cómoda y segura. Es bueno que preguntes a familiares, amigas y maestras si tienen alguna sugerencia y analizar cuál es la mejor opción. Estos procesos suelen ser largos pero estarás asegurando un mejor futuro emocional para tu hijo.

 Te recomendamos estos videos para que los veas con tus hijos


Y si quieres leer más información sobre las rabietas:

www.guiainfantil.com

http://www.cosasdelainfancia.com/biblioteca-psico11.htm

http://espanol.babycenter.com

http://psicopedagogias.blogspot.mx

www.educapeques.com

http://kidshealth.org 

 

Banner-Girl-Balloon-1

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s